Factor Masculino

Se ha evidenciado en los últimos años un aumento en la documentación de casos de infertilidad, debido al factor masculino. En las décadas de 1980 y 1990 se afirmaba que el hombre era responsable del 35% de los casos de parejas con problemas de reproducción y la mujer del 25%, en el 23% la causa era compartida por ambos y en el 17% la causa de infertilidad era indeterminada o desconocida.

Actualmente el componente masculino representa la causa más frecuente de infertilidad y se puede afirmar que en más de la mitad de las parejas con problemas de reproducción hay un factor masculino responsable.

Sin embargo la aparición de la fecundación in vitro (FIV) y posteriormente de la fertilización mediante inyección intracitoplasmatica de espermatozoides (ICSI) han supuesto una pérdida de interés por parte de muchos profesionales. Las alteraciones del seminograma en las que hubiera presencia de espermatozoides se pasaban por alto pasando directamente a técnicas de reproducción asistida. Siempre se ha hablado de la edad de la mujer como factor determinante a la hora de lograr un embarazo, tanto si es de forma natural como en procesos de reproducción asistida. De la edad del varón hasta ahora no se había dicho nada y, de hecho, se tiene la creencia de que el hombre puede ser padre a cualquier edad. Pero un último estudio presentado en la Reunión Anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) ha demostrado que la edad de la pareja masculina también influye a la hora de lograr un embarazo. Se han observado alteraciones en los parámetros del semen, aumento del daño del ADN en los espermatozoides y alteraciones epigenéticas en el esperma que afectan a la fertilización, la implantación o el desarrollo del embrión. La integridad del ADN espermático puede verse afectada por varios factores tanto endógenos, relacionados con la espermatogénesis y la eyaculación como exógenos: temperaturas elevadas, tabaco, drogas y entre los que destaca la edad del varón. Habiendo una correlación positiva entre el aumento de la edad del varón y una mayor producción de espermatozoides con daño en el ADN.

Por ello en FivSantander realizamos un estudio exhaustivo de ambos miembros de la pareja de la manera más efectivo ya que, muchas veces, tratar la causa puede evitar tener que recurrir a técnicas de reproducción asistida para conseguir el embarazo. Y, lo más importante, si no se diagnostica y se trata el origen del problema, este puede suponer un riesgo o disminuir las opciones de tener un bebé sano.

El análisis convencional de una muestra de espermatozoides no es informativo acerca de la presencia de eventos de muerte celular programada (apoptosis) ni daños en el ADN, que pueden ser en gran medida responsables de una baja tasa de fecundación e implantación

Una de las novedades más recientes en tratamientos de la infertilidad consiste en seleccionar espermatozoides sanos separándolos de aquellos con ADN roto o fragmentado. Esta técnica permite que la tasa de gestación en técnicas de reproducción asistida aumente, abriendo nuevos horizontes para las parejas que acuden a nuestra clínica. Por otra parte una cantidad desequilibrada de ADN espermático está asociada a un incremento de la tasa de abortos y al fallo de las técnicas de reproducción asistida.

Siendo primordial para nuestros especialistas realizar un diagnóstico correcto y completo a ambos miembros de la pareja que permita aumentar las probabilidades de un recién nacido en casa.

Escribir comentario

Comentarios: 0

 

Síguenos en Facebook

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Instagram

Horario ininterrumpido de 10:00 a 22:00 horas


 

FivSantander

Av. De los Condes, s/n Edificio Clínica Mompía puerta Este (Bezana)

Tel.: 942 582 023